Coronavirus: es hora de cerrar los programas de cuidado infantil

Estos son tiempos sin precedentes. En todo el país, hemos visto cierres masivos de una amplia variedad de empresas, desde cines, bares, restaurantes, lugares de culto, fábricas de automóviles, toda la industria del deporte profesional e incluso la cancelación de la actividad de Huevos de Pascua en la Casa Blanca. Sin embargo, a pesar de todos estos cierres, hay un sector que continúa trabajando, el sector de cuidados de la primera infancia.


En primer lugar, podemos ver que los diferentes programas de cuidado infantil han cesado sus operaciones debido a la pandemia. Podemos ver que esto es cierto si tomamos en cuenta que al menos 42 estados han cerrado los sistemas escolares K-12. Pero en una inspección más cercana, podemos ver que este no es el caso para quienes trabajan en el sector de primera infancia. Aquellos que trabajan para cuidar a los más jóvenes actualmente están sufriendo las consecuencias de una asombrosa falta de dirección y liderazgo. Los mensajes mixtos de los funcionarios electos y de los directivos de la salud pública solo han agravado la confusión, dejando aquellos que loablemente se encargan de los pequeños infantes en una situación de desinformación y falta de dirección para tomar decisiones acertadas para ellos y para aquellos que están bajo su cuidado.


En estados como Colorado, Nevada, Oregón, Michigan, Wisconsin y Oklahoma se reconocen los servicios esenciales que brindan los profesionales de la primera infancia y les han animado a permanecer abiertos como un apoyo esencial a la infancia temprana. Mientras tanto, otros estados como Rhode Island, Alabama, Kentucky y Massachusetts han ordenado el cierre de los programas para la primera infancia. Vermont ordenó que se cerraran todos los programas de cuidado infantil, pero aquellos que atienden al personal esencial pueden permanecer abiertos. A partir del 22 de marzo de 2020, un estudio realizado por el Instituto para la Preparación de la Infancia encontró que solo 8 estados han ordenado el cierre de los programas para la primera infancia. Al otro lado del charco, el Reino Unido ha ordenado que todos los programas de cuidado infantil y guarderías cierren a partir del 20 de marzo, con la excepción de aquellos que cuidan a los niños del personal esencial.

Los programas de la primera infancia deben cerrarse

Todavía no conocemos todos los detalles de este nuevo virus. Lo que sí sabemos es que es de suma importancia proteger la vida humana y el contener de alguna manera la propagación del virus. Si bien originalmente se creía que este virus solo afectaba a personas mayores y a aquellos con afecciones subyacentes preexistentes, nuevos estudios han proporcionado evidencia de lo contrario. Todo esto ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a advertir que "los niños también pueden experimentar enfermedades graves".


Un estudio recientemente publicado encontró que el 90% de los casos de coronavirus en niños eran asintomáticos, leves o moderados. Sin embargo, el 6% fueron graves o críticos y aunque el número parezca poco es de suma importancia. De los gravemente enfermos, más del 60 por ciento de los niños tenían menos de cinco años y el 32% tenían menos de 12 meses. Además, los estudios que examinan el virus en niños han descubierto evidencia de que el virus puede permanecer activo en el tracto respiratorio de un niño y en sus heces durante varias semanas después del diagnóstico. Esto nos da una idea de lo crítico que es la atención del virus con respecto las edades tempranas.


La edad promedio de un trabajador de cuidado infantil es de 36.3 años y los nuevos hallazgos revelan que este grupo de edad también puede estar en riesgo. Un análisis del CDC de 2.400 casos de COVID-19 en los Estados Unidos encontró que entre 1 de cada 7 y 1 de cada 5 personas entre las edades de 20 y 44 con casos confirmados de coronavirus requirieron hospitalización. Además, el examen de datos de Francia, los Países Bajos y los Estados Unidos revela que casi la mitad de los hospitalizados por coronavirus tenían menos de 65 años. En los Países Bajos, la mitad de los que estaban en unidades de cuidados intensivos tenían menos de 50 años. Todo esto indica que no es una afección exclusiva de gente mayor, todos están en riesgo.


Además, los nuevos datos muestran lo difícil que puede ser detectar el virus. En Islandia, los funcionarios de salud pública pudieron evaluar a una parte sustancial de su población. Han encontrado que la mitad de los que dieron positivo no tienen síntomas de COVID-19. Además, nuevos datos de China, como se informó en la edición del 22 de marzo del South China Morning Post, hasta 1/3 de las personas que dan positivo muestran síntomas tardíos o ningún síntoma. Y mucho de estos que permanecen asintomáticos por el período de incubación son portadoras del virus y pueden contagiar a otros.


A medida que continuamos aprendiendo más sobre este nuevo virus, entendemos que es necesario proceder con precaución. Todos estos nuevos hallazgos son realmente preocupantes. Cada vez es más evidente que nuestro personal de atención a la primera infancia está en riesgo de contraer este virus y lo que es peor pueden infectar a los niños que atienden. También es evidente que los niños pequeños pueden experimentar enfermedades graves y también propagar el virus en su comunidad, considerando lo fácil que resulta la propagación.


Los cierres de cuidado infantil afectarán la economía

La decisión de cerrar los programas de cuidado infantil no es fácil ni se puede tomar a la ligera. El cuidado infantil contribuye enormemente a la economía. En 2012, la industria del cuidado infantil generó más de $ 41.5 mil millones en ingresos y representó $ 41.6 mil millones adicionales en producción indirecta para otros sectores. En total, el sector de la primera infancia representa casi $ 1 billón en actividad económica en los Estados Unidos.

Además, muchos programas para la primera infancia son pequeñas empresas. Esto es importante ya que las pequeñas empresas representan el 99 por ciento de todas las empresas y emplean al 50 por ciento de todos los empleados del sector privado. Según datos del Censo de los EE. UU. De 2012, 768,521 establecimientos de cuidado infantil estaban operando en el país, con un 90% clasificado como programas de cuidado infantil familiar u operaciones de una sola persona. Sin duda, cerrar estas pequeñas empresas tendrá un impacto sustancial en la economía y las comunidades.


Los programas financiados por la Administración para Niños y Familias (ACF), como los programas Head Start en los Estados Unidos, han recibido orientación para "continuar pagando salarios y proporcionar beneficios para el personal que no puede presentarse a trabajar durante el cierre del centro necesario". para abordar COVID-19 ".


Del mismo modo, ACF ha brindado a las agencias líderes financiadas a través del Subsidio de Desarrollo de Cuidado Infantil flexibilidad en torno a los pagos. "Las agencias líderes pueden pagar a los proveedores en función de la inscripción del niño en lugar de la asistencia". Las agencias principales también pueden modificar las políticas de ausencia.


Si bien estos esfuerzos de ACF son loables, hay una gran cantidad de programas para la primera infancia que no se verán afectados por estos cambios. Como los proveedores de cuidado infantil ganan en promedio $ 11.18 por hora, la legislación federal debe incluir la fuerza laboral de la primera infancia como parte de cualquier paquete de ayuda financiera.


El personal esencial necesitará soporte de cuidado infantil

Cuando se necesita cuidado infantil para empleados esenciales, debe ser coordinado por los gobiernos estatales o locales. Las autoridades federales deberían permitir el uso del Programa de Asistencia Pública de FEMA. Este programa, que se usa durante emergencias, permite que FEMA reembolse los costos de cuidado infantil. Esto incluye pagos a profesionales de la primera infancia, algunos que de otra manera estarían sin trabajo, junto con los suministros y equipos necesarios. Las entidades gubernamentales pueden proporcionar y coordinar estos servicios directamente o también pueden contratar entidades privadas u organizaciones voluntarias para este servicio. Las agencias de recursos y referencias de cuidado infantil ubicadas en todo Estados Unidos serían una opción natural para ayudar.


Los programas para la primera infancia deben incluirse en los grupos a los que se les permite acceder a suministros esenciales. Es probable que ocurran interrupciones en la cadena de suministro, y es importante mantener el acceso a alimentos, pañales, toallitas húmedas y otros suministros críticos. Además, los profesionales de la primera infancia se deben considerar "esenciales" y se les debe permitir atravesar los bloqueos de carreteras locales y los puntos de control en su camino hacia y desde el trabajo, siempre que se implementen puntos de control o cierres.


Además, los estados deben proporcionar flexibilidad en las regulaciones de licencias de cuidado infantil, y permitir espacios no tradicionales, como gimnasios, estadios deportivos cerrados, hospitales, bibliotecas y escuelas K-12, la capacidad de recibir licencias temporales / provisionales para operar. Al usar estos lugares no tradicionales, muchos de los cuales son mucho más grandes que los programas normales para la primera infancia, el personal y los niños pueden extenderse más fácilmente y seguir las recomendaciones actuales de distanciamiento social con mayor facilidad.


Las autoridades reguladoras deberían considerar modificar las proporciones y los requisitos de pies cuadrados, para mantenerse en línea con la orientación actual de recolección masiva y distanciamiento social emitida por las autoridades de salud pública. En esa misma línea, los profesionales de la primera infancia deberían recibir equipos de protección personal, como guantes y máscaras, y productos de desinfección y limpieza adecuados.


Recomendaciones

  • Debemos proteger a la fuerza laboral de la primera infancia y a los padres, abuelos, niños y familias a quienes sirven. Según los nuevos datos e investigaciones, los estados deberían cerrar los programas de cuidado infantil, al igual que las escuelas K-12 se han cerrado.

  • Cuando se necesita cuidado infantil para empleados esenciales, debe ser coordinado por los gobiernos estatales o locales. La legislación federal debería permitir el uso del Programa de Asistencia Pública de FEMA. Este programa, que se usa durante emergencias, permite que FEMA reembolse los costos de cuidado infantil. Esto incluye pagos a profesionales de la primera infancia, que de otra manera estarían sin trabajo, junto con los suministros y equipos necesarios. Las entidades gubernamentales pueden proporcionar y coordinar estos servicios directamente o también pueden contratar entidades privadas u organizaciones voluntarias para este servicio. Las agencias de recursos y referencias de cuidado infantil ubicadas en todo Estados Unidos serían una opción natural para ayudar.

  • Los programas para la primera infancia deben incluirse en los grupos a los que se les permite acceder a suministros esenciales. Es probable que ocurran interrupciones en la cadena de suministro, y es importante mantener el acceso a alimentos, pañales, toallitas húmedas y otros suministros críticos.

  • Los profesionales de la primera infancia deben considerarse "esenciales" y permitirles atravesar los bloqueos de carreteras locales y los puntos de control en su camino hacia y desde el trabajo, siempre y cuando se implementen puntos de control o cierres.

  • Los estados deben proporcionar flexibilidad en las regulaciones de licencias de cuidado infantil, y permitir espacios no tradicionales, como gimnasios, estadios deportivos cerrados, hospitales, bibliotecas y escuelas K-12, la capacidad de recibir licencias temporales / provisionales para operar.

  • Se debe alentar el distanciamiento social. Al usar estos lugares no tradicionales, muchos de los cuales son mucho más grandes que los programas normales para la primera infancia, el personal y los niños pueden extenderse más fácilmente.

  • Las autoridades reguladoras deberían considerar modificar las proporciones y los requisitos de pies cuadrados, para mantenerse en línea con la orientación actual de recolección masiva y distanciamiento social emitida por las autoridades de salud pública.

  • Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades deben emitir una guía específica para los programas de la primera infancia, aquellos que atienden a niños de 0 a 11 años. La orientación actual no es específica de las realidades operativas que enfrentan los profesionales de la primera infancia y es confusa, ya que se incluye junto con la orientación para las escuelas K-12.

  • Los profesionales de la primera infancia deben recibir equipos de protección personal, como guantes y máscaras, y productos de desinfección y limpieza adecuados.

  • Cuidar a los niños a diario es una profesión noble. En la situación actual, cuidar a los niños es como ser el primero en responder. Los profesionales de la primera infancia que sirven durante este tiempo deben ser reconocidos y recompensados. Varios estados, como Nueva Jersey, Arkansas y Texas están proporcionando incentivos monetarios adicionales para que los profesionales de la primera infancia continúen trabajando. Esto debería ser necesario, ya que estas personas valientes se enfrentan a situaciones que definitivamente merecen un pago por riesgo.


Una nota final

Estamos en un punto en el que cientos de miles de trabajadores están temporalmente suspendidos y se alienta (o se les dice) a todos que se queden en casa. En esta realidad actual, debemos asegurarnos de que la fuerza laboral de la primera infancia y los padres, abuelos, niños y familias a los que sirven estén protegidos. Según los nuevos datos e investigaciones, los estados deberían cerrar los programas de cuidado infantil, al igual que las escuelas K-12 se han cerrado.


Muchos han reconocido durante mucho tiempo la necesidad de una alineación más estrecha de los servicios para la primera infancia con los planes y protocolos de respuesta a emergencias. En noviembre de 2014, la subvención en bloque de cuidado y desarrollo infantil (CCDBG) se aprobó con apoyo bipartidista. La nueva reglamentación requería que los estados crearan un Plan Estatal de Desastres, según la legislación CCDBG. Estos planes debían abordar la continuación de los servicios de cuidado infantil durante una emergencia o desastre. Dado este desastre, será revelador ver cuántas jurisdicciones tomaron en serio este requisito.

Andrew Roszak, JD, MPA, EMT-Paramédico, se desempeña como director ejecutivo del Instituto para la Preparación de la Infancia. Roszak ha trabajado en asuntos de preparación para emergencias a nivel local, regional, estatal y federal durante los últimos veinte años. Anteriormente, Roszak fue Directora Senior de Preparación para Emergencias en Child Care Aware of America, Asesora Senior de Salud Pública para el Centro de Coordinación de Atención de Emergencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU. Y Directora Senior de Salud Ambiental, Preparación para Pandemias y Respuesta Catastrófica en la Asociación Nacional de funcionarios de salud del condado y la ciudad, donde trabajó todos los días para ayudar a preparar a las comunidades para pandemias y desastres.

Subscribe to Our Newsletter!

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • LinkedIn
  • YouTube - Black Circle

©2020